Emperatriz Guerra Jaramillo, más conocida como “Doña Empera”, lleva 12 años trabajando en el Colegio de las Aguas Montebello. Madre de Jessica y Paola, de 17 y 28 años, la menor beneficiaria del programa de cobertura de la Secretaría de Educación Municipal en el colegio por un tiempo, ha sido una mujer cuyo apellido coincide con su espíritu guerrero de manos suaves y voz silvestre.

_MG_0507

Su trabajo le ha servido para organizar su hogar en Montebello, al que llegó gracias al proceso de formalización de los predios de su casa cuando se hizo amiga de Carlos Villota, hermano de Andrés Bäppler, y cuándo también tuvo la oportunidad de conocer a la madre de los dos, Doña Leonor.

Testigo de lo pujante que fue la madre de Andrés al levantar1 a sus hijos con amor y responsabilidad, Doña Empera llegó a convertirse en una de las manos derechas del arquitecto colombo-alemán.

Un año después de fundada la escuela, ella llegó para apoyar las labores en la cocina y comenzar a dejar una semillita de amor en grandes y chicos con esa delicadeza en sus palabras y esa suavidad de sus manos que los ha ayudado a triunfar.

_MG_1585

_MG_1583

El Taller de Gastronomía de las Aguas en Montebello ofrece formación para el trabajo a jóvenes entre 17 y 25 años de edad. En la práctica de cocinar para los más chiquitos del colegio durante su formación teórico-práctica, van aprendiendo a mejorar como profesionales y sobretodo como seres humanos.

“Cada que uno se encarrila con esos muchachos, uno les coge cariño”, expresa ella con una sonrisa después de contar que muchos tienen que luchar con problemas en sus casas y encuentran acá otra familia…“a veces reciben más cariño que en sus casas”, expresa ella quien orienta a estos jóvenes con el apoyo del profesor de gastronomía a que no se descarrilen, dando todo de sí misma y demostrándoles que con persistencia sí se puede.

Sus manos suaves muestran cómo el trabajo arduo de una cocina puede ser asumido con mucha entereza y sobre todo mucho amor.

¡Gracias Doña Empera por su trabajo!

_MG_0511

 


1 Ayudar a salir adelante. Es una palabra de la jerga de los pueblos y calles de Colombia.

1 Comentario

  • Carlos Arturo Villota Perdomo dice:

    Excelente señora, que ayudo a que el Colegio de las Aguas saliera adelante, además luchadora por su terruño, igualmente en grupo de comunidad logro acceder a la titularidad de su predio, al igual que su señora madre Isaura Jaramillo, buena que tengan en cuenta a todos aquellos que dejaron una semilla para hacer crecer los talleres y el colegio. Lindos recuerdos desde que comenzamos en las piscinas de Montebello.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *